¿En qué se parecen las mujeres a los huracanes?

¿En qué se parecen las mujeres a los huracanes?
En que llegan fuertes y salvajes y se van con tu carro y tu casa.

Al día siguiente de la noche de bodas...

A la mañana siguiente de la noche de bodas: - Juan. ¿Por qué no haces café?... ¿o eso tampoco lo sabes hacer?

Mamá, ¿podrías enseñarme a mantener satisfecho a mi marido?

La tarde de la noche de bodas, la hija le pregunta a la madre:
Mamá, ¿tú podrías enseñarme a mantener satisfecho a mi marido?.
Pues hija... -le contesta la señora un poco ruborizada- resulta que
cuando dos personas se quieren, hacer el amor es el acto más maravilloso Y
natural del mundo y...
Mamá, coger ya sé; lo que necesito aprender es a cocinar.

Una mujer borracha en la cantina

Doctor, me siento mal, todo me da vueltas, además me arde el
corazón
Mire Sra., en primer lugar no soy doctor, soy cantinero; en segundo
lugar, usted no está enferma, está borracha; y en tercer lugar no le arde
el corazón, ...... tiene una teta en el cenicero.

En la luna de miel, el novio le dice a la novia

En la luna de miel, el novio le dice a la novia: mi amor,
pero tu no eres virgen y ella responde:
ni tu san jose, ni vinimos a armar un
pesebre, ¿cierto, amor?..

¡María, tu marido se va a tirar por la ventana!

- ¡María, tu marido se va a tirar por la ventana!
- ¡dile a ese pendejo que le puse cuernos, no alas!’

Un hombre le preguna a Dios sobre las mujeres

Estaba un hombre caminando, y le pregunta a Dios: -¿Dios, por qué las mujeres son tan bonitas?
Y Dios le responde: -Para que ustedes se enamoren de ellas-.
Y el mismo hombre despúes le pregunta: -¿Y Dios, por qué las mujeres son tan tontas?-
Y Dios le contesta: -Para que ellas se enamoren de ustedes-.

La mujer y la lampara mágica

Pide lo que quieras, que te será concedido - dijo el Genio - Pero he de aclararte que aquello que me pidas también se lo daré a tu esposo pero ¡10 veces más!
La mujer dice: Bueno, deseo que me hagas muy bonita, hermosa
- Recuerda lo de tu marido eh!
- Sí hazme una mujer hermosa
Y el genio lo concedió: Te quedan dos deseos mujer
- Hazme muy rica, inmensamente rica
- Recuerda lo de tu marido ... ¡10 veces más!
- Si, hazme una mujer inmensamente rica
Y el genio lo concedió. Sólo te queda un deseo mujer. Recuerda lo de tu marido ... ¡10 veces más!
- Bueno, para ser completamente feliz entonces mándame un pequeñito infarto

Distribuir contenido