¿Quién no ha dicho alguna vez alguna grosería? Diviértete con esta colección de los mejores chistes groseros gratis del internet. Chistes cortos, picantes, bulgares, rojos, de pepito, de jaimito, mexicanos, peruanos y groseros que te harán reir a más no poder. Disfruta de nuestro chistes groseros!

Un delincuente entra a un convento de monjas

Entra un delincuente a un convento dónde había una congregación de monjas y dice:
- ¡Quietas todas,las voy a violar una a una!
- las mojas alarmadas responden: por favor a la madre superiora no,por favor!!!
- Y la madre superiora dice: ha dicho a todassssssss!!

El hijo probeta

-Mamá ¿quien es mi papi?
-No lo sé hijo, eres un bebé probeta
-¿Qué es eso?
-PROBE-TAntos hombres, que no sé quién es tu papá

¿Porqué no se debe hacer ruido en la iglesia?

¿Porqué no se debe hacer ruido en la iglesia?

Porque hay mucha gente durmiendo.

La caperucita le pregunta al lobo feroz

Lobo, por qué tienes esa frente tan sudada, los ojos tan ajustados y esos dientes tan apretados?
Caperucita, déjame cagar a gusto!

Dos gallegos sobre una moto

- Oye Jose, te estas rascando la cabeza con el casco puesto!
- Coño, hombre. ¿Acaso cuando te pica el culo te bajas los pantalones?

La cosa más rapida del mundo

Tres amigos están discutiendo sobre la cosa más rápida del mundo:

El primero dice: Yo creo que la cosa más rápida del mundo es el rayo; cuando cae del cielo, baja tan rápido que ni los ves.

El segundo dice: Yo creo que la cosa más rápida es la luz, porque cuando llegas a tu casa y le aprietas el interruptor para encenderla, pulsas y al instante, sin darte cuenta esta encendida.

Y el tercero sentencia: Pues yo creo que hay otra cosa más rápida que el rayo y la luz.

Los otros dos preguntan: ¿Y cuál es?

-La diarrea. Una noche estaba en el campo y de pronto se me retorció el estómago; salí para mi casa como un rayo y cuando encendí la luz, ya me había cagado.

Pepito en la iglesia

Erase una vez que Pepito se puso a vender huevos dentro de una iglesia:
¡Huevos, huevos, a 10 pesos cada uno!
Y el padre muy molesto grita:
¡Saquen a ese niño de los huevos!
Y Pepito asustado le dice:
¡Padre, mejor de la orejita!

Conversación de gluteos

¿Qué le dijo una pompi a otra pompi?
Entre nosotras hay un soplón.

Distribuir contenido