Tres borrachos en el bar

Tres borrachos entran en un bar a las tantas de la noche; dos de ellos
llevan al tercero, que se cae y se queda tirado en el suelo. Otro se pone a
vomitar apenas se sienta en una de las mesas, y el tercero le dice al
camarero :
- Buenash...mmme pone treeesh whishkish y otrooosh tresh para mmmi
ammmigo de la mmmesha.
- Y el del suelo no quiere nada ?
- Nnno, eshe ya no bebe mmmash porque tiene que connnducir.

Un hombre le preguna a Dios sobre las mujeres

Estaba un hombre caminando, y le pregunta a Dios: -¿Dios, por qué las mujeres son tan bonitas?
Y Dios le responde: -Para que ustedes se enamoren de ellas-.
Y el mismo hombre despúes le pregunta: -¿Y Dios, por qué las mujeres son tan tontas?-
Y Dios le contesta: -Para que ellas se enamoren de ustedes-.

La mujer y la lampara mágica

Pide lo que quieras, que te será concedido - dijo el Genio - Pero he de aclararte que aquello que me pidas también se lo daré a tu esposo pero ¡10 veces más!
La mujer dice: Bueno, deseo que me hagas muy bonita, hermosa
- Recuerda lo de tu marido eh!
- Sí hazme una mujer hermosa
Y el genio lo concedió: Te quedan dos deseos mujer
- Hazme muy rica, inmensamente rica
- Recuerda lo de tu marido ... ¡10 veces más!
- Si, hazme una mujer inmensamente rica
Y el genio lo concedió. Sólo te queda un deseo mujer. Recuerda lo de tu marido ... ¡10 veces más!
- Bueno, para ser completamente feliz entonces mándame un pequeñito infarto

Chiste feminista: el viejito y la viejita

Una viejita pregunta a su marido moribundo:
- Muy bien, después de 40 años de casados, sácame de una curiosidad

¿me has engañado alguna vez?
- Si querida, una sola vez. ¿Recuerdas la secretaria que tenía cuando trabajaba en la fábrica, Margarita se llamaba?
- Si, la recuerdo.
- Pues ese cuerpo fue todito mío.
Segundos después, él le pregunta:
- ¿Y tú, viejita, me has engañado alguna vez?
- Si mi viejito, una sola vez. ¿recuerdas cuando vivíamos en la Calle Andrade frente al Cuerpo de Bomberos?

- Si me acuerdo. Contesta el moribundo.

- Pues aquel Cuerpo fue todito mío.

Chiste feminista: la esposa y el esposo

La esposa le dice al esposo:
-¿Por que no arreglas la luz del pasillo?
El esposo contesta:
-¡Pero si yo no soy electricista!
-¿Por que no arreglas ese mueble de la cocina?
-¡Pero si yo no soy carpintero!
Un día llega el esposo y ve que la luz y el mueble están arreglados y el esposo le pregunta:
- ¿Cómo has arreglado todo?
-Vino el vecino nuevo y lo arregló todo.
-¿Y te cobró algo?
-¿Bueno, me dio a elegir entre hacerle una tarta o acostarme con él
-¿Y de que le hiciste la tarta?
-¡Pero si yo no soy pastelera!

El borracho y el control policial

Un policía detiene a un coche en la carretera y se suscita la siguiente conversación:
- ¿Cuál es el problema, oficial?.
- Iba por lo menos a 100 km/h y el límite es de 80.
- ¡No oficial!. Yo sólo iba a 70.
La esposa interrumpe:
- Vamos, Ricardo, ibas a 110.
El señor mira fulminantemente a su mujer.
- También lo voy a multar por la direccional que tiene rota.
- ¿Direccional rota?, no me había dado cuenta, oficial.
- Vamos, Ricardo, desde hace semanas que lo sabes.
El señor vuelve a mirar furioso a su mujer.
- Y se merece otra multa por no traer el cinturón de seguridad.
- Pero oficial, apenas me lo quité cuando usted me detuvo.
- Vamos, Ricardo, tú nunca te pones el cinturón.
El señor le dice a su esposa:
- ¡Ya cierra el pico!.
Entonces el oficial le dice a la señora:
- Oiga, ¿su marido siempre le habla en ese tono?.
- No, sólo cuando está borracho.

Italiano, japonés, americano y mexicano en el avión

Era una vez un americano, un japonés, un italiano y un mexicano.
Los cuatro iban a bordo de un avión y cada uno llevaba algo de lo que sobraba en su país.
Entonces el japonés llevaba un plato de arroz, lo tira y dice:
- Esto es lo que sobra en mi país.
Sigue el italiano que llevaba un plato con espagueti, lo tira y dice:
- Esto es lo que sobra en mi país.
Entonces el americano agarra al mexicano lo tira y dice:
- Pues esto es lo que sobra en mi país.

El sacerdote mexicano

En una convención de sacerdotes se encontraba un cubano, un americano y un mexicano.
Se les aproxima una periodista y le pregunta al cubano:
- Padre, ¿usted podría explicarnos qué es lo que hacen en Cuba con el dinero de los fieles?.
- Claro que sí chica. Es muy fácil, pintamos una línea en el piso y aventamos el dinero al cielo: lo que caiga adelante de la línea es para Dios y lo que caiga detrás de la línea es para nosotros.
- Muy bien, y ustedes los gringos, ¿qué hacen con el dinero?.
- Nosotros, marcar un círculo en el piso y lo que caer dentro del círculo ser para Dios y lo que caer afuera, ser para nosotros.
- Finalmente ustedes los mexicanos, ¿qué hacen con el dinero de los fieles?.
- Nosotros somos más justos, aventamos el dinero al cielo y lo que alcance a agarrar Dios es para él y lo demás es para nosotros.

Distribuir contenido