La fiesta de los ceros

Era una fiesta de ceros, llegó un ocho y no lo querían dejar pasar por ser una fiesta exclusiva praa ceros.
El ocho contesta: ¡déjenme entrar! ¡Es que hoy me puse cinturón!