La muchacha no quiere más whisky

en una fiesta se acerca un mesero a ofrecerle más whisky a una muchacha:
- madame, ¿gusta otra copa?
- no, gracias, me hace daño para las piernas.
- ¿se le adormecen?
- no,
¡se me abren!

Chistes relacionados