Dos borrachos pescadores

Andaban dos compadres pescando, uno de ellos se encuentra una botella flotando, y al destaparla sale un genio.
Por haberme ayudado te concederé un deseo.
¿Ah, sí? ¡Quiero que toda el agua del lago se convierta en cerveza!
Al instante, toda el agua se convierte en cerveza y el compadre le dice:
¡Ahora si que nos jodimos, compadre! ¡Vamos a tener que orinar en el bote!