Chiste feminista: el viejito y la viejita

Una viejita pregunta a su marido moribundo:
- Muy bien, después de 40 años de casados, sácame de una curiosidad

¿me has engañado alguna vez?
- Si querida, una sola vez. ¿Recuerdas la secretaria que tenía cuando trabajaba en la fábrica, Margarita se llamaba?
- Si, la recuerdo.
- Pues ese cuerpo fue todito mío.
Segundos después, él le pregunta:
- ¿Y tú, viejita, me has engañado alguna vez?
- Si mi viejito, una sola vez. ¿recuerdas cuando vivíamos en la Calle Andrade frente al Cuerpo de Bomberos?

- Si me acuerdo. Contesta el moribundo.

- Pues aquel Cuerpo fue todito mío.