El hombre más vago del mundo

Era un hombre tan vago, pero tan vago, que cuando se murió sus amigos pusieron la siguiente inscripción en su tumba:
"Aquí continúa descansando..."