Mamá, ¿podrías enseñarme a mantener satisfecho a mi marido?

La tarde de la noche de bodas, la hija le pregunta a la madre:
Mamá, ¿tú podrías enseñarme a mantener satisfecho a mi marido?.
Pues hija... -le contesta la señora un poco ruborizada- resulta que
cuando dos personas se quieren, hacer el amor es el acto más maravilloso Y
natural del mundo y...
Mamá, coger ya sé; lo que necesito aprender es a cocinar.